07 septiembre 2007

Cosas que nunca te dije sobre la Luna



Ya os he hablado sobre la Luna en este tonto blog en varias tontas entradas (y si no fijaros que títulos más tontos: "Mirando valles y colinas interesantes?" y "El cráter Manolo y la piedra del Génesis").

Entre tontería y tontería mencioné el origen de nuestra bonita Luna: el impacto de un enorme planetoide contra la jovencisima Tierra. Ese choque arrancó gran cantidad de material de la corteza terrestre hasta ponerlos en órbita alrededor de nuestro planeta. Desde luego que eso sí que es un parto con dolor.

Pero no os conté otras cosas sobre Selene que hoy si haré. Mira, estoy sensible a lo Isabel Coixet. Hay muchas más pero yo os propongo solo siete (alguna es muy reciente). ¿Os animáis a salir conmigo esta noche?
A Isabel le he robado el título de la entrada


1ª CQNTD: El choque del planetoide hace unos 4300 millones de años contra la Tierra, además de enviar material suficiente que acabó formando la Luna, produjo una inclinación el eje de rotación de nuestro planeta.

Eh??


Tranqui, que lo explico. Imagina una peonza girando a gran velocidad. Lo hace alrededor de una recta (un eje) que va desde la punta metálica hasta el rabillo. Eso es su eje de rotación. Igual lo hace la Tierra, girando alrededor de su eje de rotación (y produciendo de paso la noche y el día). Pues bien, si comparamos el eje de rotación de la Tierra con el plano de la órbita alrededor del sol se puede ver que forman un ángulo de 23,45º.

Y esa inclinación es la que nos proporciona las estaciones. El verano, otoño, invierno y primavera de las latitudes templadas es una consecuencia del nacimiento de la Luna. Ya no me atrevo a decir que nuestras vacaciones de verano son en pequeña parte gracias ella.



2ª CQNTD: Cuando la Luna se formó aglutinando los fragmentos del choque planetario, lo hizo en una órbita mucho más cercana a la Tierra de la que está actualmente (348.000 km). Se ha calculado que se encontraba a una décima parte de esa distancia. Y lo hacía mucho más rápido que ahora (recordad que tarda algo menos de 28 días en dar una vuelta a la Tierra). Y al estar más cerca, su influencia gravitatoria era mil veces mayor que la actual.

Ahora pensad en las mareas. Recordad que están producidas por la atracción gravitatoria que la Luna y el Sol ejerce sobre los océanos. Si la influencia de la Luna era tan grande, produciría mareas gigantescas, de miles de metros de altura que arrasarían con las tierras emergidas de esa tierra primitiva. Es como si se metiera a la Tierra en una gigantesca lavadora y se le aplicara un ciclo completo de lavado.



Y ese, amigo, es el origen de la sal del mar (al menos gran parte) ya que esas mareas enormes que ocurrían varias veces al día, extraían gran cantidad de materiales solubles que se combinaron en las diferentes sales marinas. Así se explica que los mares fueran salados desde casi el principio. Y ahora ya sabes que ese gusto salado que tiene nuestra piel después de unbañito en la playa es consecuencia de la Luna.



3ª CQNTD: Dos grandes masas de materia orbitando tan cerca tiene otros efectos. El más evidente (que podemos ver todas las noches) es el gradiente gravitatorio sobre la Luna. Así como la Tierra gira alrededor del Sol (una vuelta dura un año) y a la vez sobre si misma (una vuelta dura un día) la Luna gira entorno a la Tierra y también sobre si misma.

La influencia de la Tierra no es la misma en la cara de la Luna más próxima a nosotros que en la cara más alejada. Esto produce en la practica a un efecto de freno al giro (como si tocáramos levemente con el dedo nuestra peonza mientras da vueltas. El roce con el dedo irá parándola poco a poco) Y esa es la razón por la que la Luna nos enseña siempre la misma cara. No es que no gire entorno a su eje, es que lo hace sincronizado con el movimiento de la Tierra enseñándonos la cara del hombre de queso. De tanto roce surgió el amor (jajaja).




4ª CQNTD: Otro efecto gravitatorio de la Luna sobre la Tierra son las mareas (os las comenté en la 2ªCQNTD). Las mareas producen un efecto de frenado en el giro de nuestro planeta. La Tierra en sus inicios daba una vuelta sobre si misma cada 2,5 horas, Un día duraba muchísimo menos que ahora.

El movimiento de las masas de aguas durante una marea "roza" con los fondos y las costas haciendo perder energía del giro día-noche. Ese rozamiento continuo, dos veces al día, durante todos los días, años, siglos y milenios ha estirado el día hasta las 24 horas actuales. Así que la próxima vez que pienses que no tienes horas suficientes para hacer todo lo que quieres hacer en un día recuerda que sin la Luna sería mucho peor.


5ª CQNTD: Esta es buena. Hay un concepto en física que se llama "principio de conservación del momento angular" y es utilizado por los patinadores cuando giran sobre si mismos y los niños en los giratorios de los parques infantiles.

Pero igual tú no tienes ni patines ni niños a mano por lo que vamos a experimentarlo en casa con un tapón de corcho, un hilo y unacañita de beber. Ata el corcho con el hilo e introdúcelo por la caña dejándolo salir por el otro lado. Hazlo girar. Si estiras por el extremo del hilo acercando el corcho hacia la pajita verás que girará mas rápidamente. Y al revés también, si dejas que el corcho se separe dándole un poco más de hilo, el corcho girará más lentamente.


La Tierra y la Luna hacen algo muy parecido. Si la Luna se encuentra muy cerca de la Tierra girará más rápido y si se aleja lo hará más lento. Ya que la Tierra se "frena" en su giro por las mareas, para conservar el momento angular del sistema Tierra-Luna, es la Luna la que ha de alejarse. Y así lo hace 38 milímetros al año (Las medidas se hacen gracias a los reflectores dejados por las misionesApollo y a un láser en la Tierra. Se trata de medir lo que tarda la luz en ir a la Luna y volver reflejada. Así se hacen obtienen tan asombrosamente exactas).

Es decir que la Luna se encuentra cerca de 1,6 metros más lejos de mi que cuando nací (menos mal que lo he compensado con mis 1,7m de altura,ja ja).


6ª CQNTD:
La Luna se aleja de la Tierra desde su nacimiento. Y sigue alejándose actualmente hasta que en un futuro lejano, lejano se desvinculará de la Tierra y saldrá de su órbita, marchándose para siempre (el amor no es suficiente). Pero en este momento geológico da la casualidad que la Luna, que es 400 veces más pequeña del Sol, se encuentra 400 veces más cerca que nuestra estrella.

Esta coincidencia de tamaños y distancia es la que produce que la Luna y el Sol tengan el mismo tamaño "aparente" para nosotros en el cielo. El tamaño del Sol es el mismo que el de la Luna, vistos desde mi casa, al menos.


Y gracias a esta coincidencia en los tamaños aparentes disfrutamos de unos eclipses solares tan bellos. La Luna puede tapar todo el disco solar, ocultando su luz y mostrando entonces la corona solar (mirad la foto). Hace unas pocas decenas de millones de años estaba más cerca, por lo que ocultaría todo el Sol, incluida la corona.

Y dentro de una decena de millones de años la Luna tapará el disco solar solo parcialmente y los eclipses serán más luminosos y sin corona. Somos unos mamíferos muy afortunados al poder disfrutar de la casualidad más grande de la astronomía.




7ª CQNTD y la última. Nuestro éxito como mamíferos (hablo como grupo de organismos) se debe a que aprovechamos el hueco dejado por los dinosaurios tras su extinción (si exceptuamos esos gráciles dinosaurios llamados pájaros) al acabar elCretácico. Esos bichos (y otros como los pterosaurios, plesiosaurios y otros) reinaban en tierras, aire y mar con su gran tamaño y comportamiento complejo. Los mamíferos solo eran un curioso grupo animal de pequeño tamaño y oportunista. Poca cosa para el reino animal.

Pero hace 65 millones de años tomaron el relevo de los grandotes tras el cataclismo provocado por la caída de un meteorito gigante y que acabó con gran parte de la faunacretácica. Fue nuestra oportunidad y la aprovechamos.

Pues bien,la noticia de esta semana es que el astrónomo William Bottke (y su equipo) sostiene que el origen de ese objeto matadinosaurios proviene en realidad de un asteroide que se fragmentó por un choque con otro asteroide hace 160 millones de años. Los fragmentos salieron disparados por todo el sistema solar, afectando a planetas como la Tierra (con el impacto hace 65 millones de años) y a nuestra Luna.


El cráter Tycho , uno de los más grandes y fácilmente identificable a simple vista, es fruto del impacto de uno de esos fragmentos hace 110 millones de años. Así que cada vez que mires a la Luna y veas el crater Tycho puedes darle las gracias como mamífero. O como mamífera.





Y ya está. Bueno una última cosa. Esta noche si sales a ver la Luna llévate unos prismáticos. Casi hay luna nueva y en la pequeña rajita de luz se verán de maravilla la sombra de los cráteres. Y mientras lo haces recuerda de cuantas formas nos ha afectado. ¿A que la ves ahora de otra forma? Y no es efecto de los binoculares. Es el efecto de la ciencia.



SALUT I LLUNA!!!

2 comentarios:

Olantzero dijo...

Uyyyyy!!

Pues entre la Luna y la mitad de la quina tengo para quedarme en la silla un buen rato más.

Entretanto celebro que mi memoria no está tan mal como creía (resulta que el nombre que recordaba era el correcto).

Mh, si no sabes de qué voy, entra en www.michelgondry.com y busca en "clips", a ver si te suena algo.
Si gustas, claro.

Salud y gin-tonic!

Anónimo dijo...

guaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaau
esa meeeeeeeeeeeeeee gustoooooooooo
ooooooooooooo