01 octubre 2007

Fe de erratas: la Dinoabuela (con todo el cariño)

Cometí un error en la entrada anterior (uno como mínimo). Jose (mi colega, no el paleontólogo) me ha recordado que la vez que estuvo más cerca de un dinosaurio no fue en el Museo de Ciencias Naturales sino durante nuestras vacaciones en casa de un coleguita, Santi, en Santa Cecilia, Soria, hace ya 7 años (ostras! tendremos que volver!). Acepto la corrección y os cuento.

Aprovechamos que Bretún estaba cerca para acercarnos a visitar los rastros fosilizados de dinosaurios del cretácico. En ese pequeño pueblo de Soria las icnitas (huellas fosilizadas) de terópodos y saurópodos se encuentran por las calles del pueblo y los ripples (marcas de oleaje en el fondo marino) fósiles de antiguas riveras bordean los caminos.



Hay una persona en Bretún que si se le demanda puede guiarnos por los rastros fósiles de esos animales. Se trata de Sara, una anciana que lleva casi 30 años mostrando a los visitantes las icnitas . Así lo hicimos nosotros y fue realmente encantador. Nos mostró las huellas repartidas por los alrededores, identificando con su bastón por aquí una huella de terópodo (con un rápido "punta, punta, punta talón" de su bastón) y por allá una de saurópodo (un circulito).


Esta señora es famosa por eso, por guiar a los turistas sobre rastros dinosáuricos (si se me permite) a su manera. Ha salido varias veces por la tele (lo explica con mucho orgullo) y aparece en varios sitios paleontológicos (incluido el paleofreak ) y en revistas de viaje (ejemplo aquí o aquí). Hasta ha salido en un documental, parte del cual os dejo:



Una anécdota que nos comentó fue la siguiente: cuando era niña su familia campesina trabajaba las tierras de un "amo" (el propietario de la tierra). A cambio el "señor" recibía una cantidad determinada de harina fruto del trabajo campesino. Para medir esas cantidades se usaban las "fanegas", medida de volumen castellana que corresponde a 55 litros, y se hacia mediante un cajón abierto de madera cuyo volumen era "media fanega".

Para dar al "amo de las tierras" su parte y no más, se llenaba la media fanega con harina o cereales y se enrasaba por la parte superior con una piedra (igual que enrasamos las medidas cuando hacemos biberones y papillas de bebes). Pues bien esa piedra para el enrase, alargada y cuadrangular de unos 20 centímetros, correspondía a una vertebra caudal de un dinosaurio de hace 120 millones de años.

Es decir que el hueso fósil de la cola de un gran saurópodo del cretácico servia a la familia de Sara para pagar justo lo acordado. Justicia dinosaurica (si se me permite). Sara es, con todo el cariño, la Dinoabuela de Bretún.

Hey! Esta vez sí he sido breve!.

SALUT!!

6 comentarios:

comopompasdejabon dijo...

He de confesar con admiración que no habia nunca caido en un blog como el tuyo.Hay páginas de ciencia pero blogs no conocia, y te felicito porque se hace amena la lectura e instructiva y yo que nada entiendo de bichos y mas bien los quiero lejos presupongo que lo que dices es cierto, un saludo muy " de letras", ya sabes del tipico tipo de "mathematicas non gratas", y por eso, orgullo herido sólo queda aplicar la aritmetica a los besos.
Saludos ingrávidos de jabón

Olduvai dijo...

Hola Comopompasdejabón,

muchas gracias por tu comentario. No sabes la ilusión me ha hecho. El principal objetivo de estas entradas es que las puedan entender todas las personas y demostrar que la ciencia está lejos de ser aburrida y complicada. Y doy fe que muchas veces no lo consigo.

Esta vez sí. Y lo se gracias a ti. Incluso aunque seas de letras ;-))

Por cierto, como me gustan las pomas de jabón!!

Un millón de besos,

Oldu

Diario de un burgense dijo...

Me ha parecido un blog bastante interesante y al que estoy seguro que volvere de vez en cuando.

Comentarte que si Sara se enterase de la existencia de tu blog y supiera que ubicas Bretun en Burgos y no en Soria, te arrearia un buen cocotazo con su baston. Asi que avisado estas y espero tu correccion. ;-)

Saludos desde Diario de un burgense.

Olduvai dijo...

Hola Diario de un burgense,

Ostras! Vaya metedura de pata!. Que no se enfade Sara, que ya lo he cambiado.

Gracias por tu corrección y visita. Un abrazo de un pucelano al 50%,

Oldu.

Sunless Tanning dijo...

hola, comparto el pensamiento del primer comment, es genial tu blog, es unico, me gusto mucho el post de la dino abuela es increible, gracias por compartirlo!!!

atracciondelvacio dijo...

Hola, Olduvai

Este puente de Diciembre estuvimos en Bretún (Soria) pero casi todas las lajas con las icnitas estaban cubiertas de nieve. Sin embargo, en el pueblo conocimos a Sara la Dinoabuela, que nos mostró icnitas, coprolitos y ripples con la energía que aún conserva y la viveza de sus ojos inquietos.
Y fíjate que gracias a Sara, quién te lo iba a decir, tres años más tarde he encontrado tu blog que me ha encantado y que prometo visitar asiduamente.

Abrazos

Rafa