12 diciembre 2005

Tres historias y un reloj

Cuando mataba las tardes de mi infancia y adolescencia temprana sentado junto a mis amigotes en la entrada del muelle en el “reloj” no tenía ni idea de la importancia histórica de ese lugar. Todos sabíamos por entonces de la antigüedad de la torre del Reloj y de su antiguo uso como faro (o linterna como también se denominaban. Su uso se reconvirtió en reloj al quedar situado dentro del puerto tras su modernización). Pero no nos imaginábamos nada sobre otros aspectos de importancia sobre nuestra torre (eramos los gamberretes del muelle Pescadores donde jugábamos entre las dunas de redes, carros, barcas de pesca, la lonja... un universo de posibilidades para grupo de chavales de 12 años).

Así se ve actualmente la Torre del Reloj

Si hubiéramos sabido que el metro, la primera longitud estándar del metro, fue calculado por una serie de polígonos que recorrían más de 1.000 km, cruzando toda Francia, hacía casi 200 años (ahora más, claro) y cuyo último vértice era precisamente el “reloj” hubiéramos “chanado” un montón... si lo hubiéramos entendido, claro.

La historia del patrón del metro es tan entretenida, como una película de aventuras. Hay , obispos, corruptos, reyes, soldados, guerra fría, científicos, un ideal de igualdad... sólo falta la atractiva chica para que alguno escriba un “código secreto métrico” y otro danbraun se forre (si quereis probar comenzad por aqui http://www.euro-senders.com/rutes/web_cas/notes/notes_meridiaverd.htm ).

En pocas palabras, en 1791 la academia de ciencias de París recomendó como patrón de medida la 10 millonesima parte del meridiano terrestre que pasa por esa ciudad (un meridiano de referencai equivalente al actual wengrich). Para determinar con exactitud la longitud del meridiano primero había que medirlo y se decidió realizar esta medida entre Dunkerke (al norte de Francia) hasta Barcelona (me salen 1071 km en el Google Earth) al ser la distancia más larga posible del meridiano sobre tierra firme.


En 1792 Pierre F. Mechain, astrónomo reconocido y descubridor de algunos objetos de Messier, (como se conocían entonces a objetos astronómicos como nebulosas y galaxias, por ejemplo la galaxia del sombrero M1049, con el encargo revolucionario bajo el brazo comenzó las medidas de las últimas triangulaciones en Barcelona, aprovechando los lugares de alta visibilidad ( incluyendo la azotea del hostal donde residia en la calle Avinyó, para que ir a currar si puedes hacerlo en casa).

Pierre Mechain, la placa que en su honor se instaló 200 años despues y la galaxia del sombrero

La última medida, el último triángulo, tiene como vértice el reloj de mi infancia, lo que era la linterna del dique del puerto, la estructura más alta al este de la ciudad. Otros vértices los situó en la torre del homenaje (y ese nombre?) del castillo de Monjuich y el campanario de la catedral de Barcelona (http://www.astrogea.org/ipa/galeria/bcnmetro/fites/index.html).

Triangulación de 1993 en formato 2005 (gentileza de Google Earth)


Otro aspecto importante de la torre del reloj fue que Ildefons Cerdà (a mediados de siglo XIX) lo usó como vértice de la intersección de dos avenidas que discurrían en ángulo de 45º con respecto a las manzanas de l'Eixample. Trazó una linea hacia el norte y otra hacia el oeste desde la torre del reloj para situar esas avenidas. Son las que conocemos como las avenidas de Paralelo y Meridiana ( http://www.astrogea.org/ipa/galeria/bcncarrers/index.html#rellotge ).

Prolongación de la Av. Paral·lel y de la Meridiana, con el cruce en la Torre del Reloj


Bueno, ya sabéis tres cosas importantes de la Torre del Reloj: fue vértice de la última triangulación para determinar un patrón del metro, sirvió en el diseño de la actual Barcelona y fue escenario de la perdida del tiempo de mi infancia.


SALUT!

3 comentarios:

Francisco dijo...

Sobre el Plà Cerdà, no solo eso, en el ensanche las calles son paralelas, pero curiosamente Paseo de Gracia y Rambla Catalunya no lo són, y no siguen el trazado regular de las demas, sino que convergen. hacia donde... Como no, ambas convergen hacia el antiguo Faro de Barcelona.

Pero es mas entre ambas queda Plaza Catalunya, de la cual si desde su centro trazamos una linea recta hasta el famosos faro, esta recta forma 45º respecto al vertice formado por Meridiana y Paralelo. esta linea, ya si, es paralela al resto del trazado del ensanche barcelones.

Ademas Plaza catalunya no deja de ser un ovalo centrado por un punto, una especie de ojo gigante, situado estrategicamente parece ser. todo ello i junto al faro, una especie de ojo que todo lo ve, son simbologia masonica.

ElRevistoCompany dijo...

¡Qué artículo más chulo! El jodido Brown ya tiene el material masticadito para un nuevo "Codigo Gaudí".

Nacho, el lirón dijo...

La torre del homenaje era la más alta y fuerte de las existentes en una fortificación, que además de funciones puramente militares cubría también las necesidades de residencia, así como de albergar el resto de dependencias de servicios e intendencia.

Se llamaba así por celebrarse en ella el homenaje, que era la ceremonia en la que el alcaide de la fortaleza rendía y juraba lealtad al señor que le otorgaba dicho puesto.