24 octubre 2008

Por qué cantan las ranas?


Fue en el inicio del verano de 1986 cuando entraba en el aula para hacer mi examen de junio de Zoología General de Tercero de Biología en la Universidad de Barcelona.

Entonces todas las asignaturas del curso eran obligatorias e incluían entre otras Genética, Geología.... 9 meses antes estaba convencido que lo mio era la genética y era en ese curso donde comenzaba a estudiar lo que pensaba que era mi futuro. Bueno, la asignatura de Genética me pareció un rollo. Lo siento, entonces tenía escasos 20 años y era un idiota (dudo del tiempo verbal, podría ponerlo en presente? jajaja).

Pero mira por donde esa Zoología General me enganchó. Era completamente diferente a lo que hice anterior y posteriormente. El contenido estaba enfocado no ya a describir familia tras familia, orden tras orden, especie tras especie. No. Empezó por los fundamentos de la Anatomía Comparada y usó esas herramientas para explicarnos la evolución de la vida animal, de sus adaptaciones y extinciones, los cambios morfológicos,

Bum!! Tocado y hundido. Al llegar junio tenía claro que el siguiente curso escogería todas las asignaturas de la rama de Zoología.

Pero el examen final de Zoología lo suspendí. Nada raro en mi, suspendía habitualmente aunque luego lo recuperaba en septiembre, ya os dije que era un idiota. No iba a cambiar de rama por eso. Pero ese examen me lo había trabajado bastante. A parte de mi incapacidad para trabajar más a lo largo del año y menos en época de exámenes lo que ocurrió es que el examen era muy raro. Diez preguntas a cada cual más rara. Recuerdo dos:

  1. ¿Por qué los elefantes no tienen pelo?
  2. ¿Por qué cantan las ranas?
Por que no son peludos?

El profesor que cambió mi vocación era Xavier Ruiz. Me presenté en septiembre y saqué un Notable pero lo mejor es que me propuso entrar en el Departamento de Vertebrados para preparar material de prácticas (limpiar huesos de animales muertos y normalmente putrefactos). No solo eso sino que me permitió invitar a dos amigos,Jacob y Jordi para la misma tarea.

Xavier Ruíz

Estaba encantado. Empezó una de las mejores épocas de mi vida. Preparamos cráneos de caimán, capibara, vertebras de ballena, pieles de marta... incluso un esqueleto interminable de pitón (todas sus vertebras y costillitas suman mil millones de huesitos). Me especialicé en Zoología, participaba con todos los grupos en sus trabajos de campo...ufff

Así que el miércoles pasado no podía faltar al acto homenaje que la comunidad académica hizo en memoria de Xavier Ruiz, que murió hace 6 meses de un exceso de vitalidad y capacidad de trabajo. Y luego a la cena que hicimos muchos de los que trabajamos con él. Fue muy emotiva, allí estaba Carola (maravillosa su intervención en el funeral, leyendo unos párrafos de Gorilas en la Niebla. Si, aunque hablaba deDigit, todos veíamos a Xavier), Lluís, Gustavo, Milagros, Jacob, Alex, Mª José, Adrià... y muchos más que no conocía o recordaba. Entre ellos muchos ex-alumnos.


Mi reencuentro con Milagros, Gustavo, Albert y Jacob


Pero como este blog no es para explicar mis batallitas (no?) aprovecharé para responder a una pregunta del examen y de paso explicaros la interesante historia evolutiva de la suspensión mandibular o como el oído se nos llenó de mandíbulas: Por qué cantan las ranas?

Los vertebrados más primitivos son curiosos: carecen de mandíbula, se llaman Agnatos. En su lugar presentan una boca permanentemente abierta con un cartílago circular y por eso se les llama también ciclostomos (boca redonda en griego). Un bicho-ejemplo es la lamprea. Pero lo que si tienen son unas estructuras oseas que dan rigidez a las branquias: los arcos branquiales.


seis Lampreas, seis

Esquema de los arcos branquiales de un agnato y de un mandibulado primitivo.
Este y los siguientes están extraidos de los apuntes de la asignatura.


El primer arco branquial, el mas cercano al cráneo le sirvió a la evolución como material para hacer las primeras mandíbulas. Se "dobló" en V colocándose debajo del cráneo y formó dos estructuras que se articulan con el resto del cráneo: ya tenemos la más primitiva de las estructuras para dar bocados.


Esquema de la primitiva suspensión mandibular

Más tarde otros arcos branquiales siguieron un proceso parecido uniéndose a la articulación de la mandíbula para mejorar su funcionalidad. Así, un hueso más y colocado estratégicamente permite a los tiburones proyectar la mandíbula superior e inferior hacia adelante cuando muerde. Eso es porque tienen una suspensión mandibular del tipo hiostílica (ese hueso extra funciona como una especie de palanca añadida).

Suspensión hiostílica de los tiburones.
Fijaros en la imagen como las mandibulas se proyectan hacia adelante.


Otros huesos provenientes de más arcos branquiales fueron sumándose a la fiesta en diferentes momentos de la evolución dando lugar a diferentes tipos de suspensión mandibular de nombres complicados. Pero lo que nos interesa son las ranas y porqué cantan.


Los primeros vertebrados terrestres tuvieron que adaptarse a un medio completamente nuevo. Por ejemplo en el agua es fácil sostener el peso, basta con flotar. Pero en tierra la gravedad se nota mucho más por lo que el aparato locomotor se adaptó. Las antiguas aletas con huesos (diferentes de las de los pescados de la tienda, que son aletas de espinas) se transformaron en extremidades basados en huesos largos articulados (humero, cúbito radio, fémur, tibia y peroné) unidos mediante cinturas (escapular y pélvica) y otros huesos más pequeños formando 5 dedos.

Reconstrucción de Ichthyostega, considerado el primer anfibio,
que vivió hace 360 millones de años.


Con el sonido pasó algo similar, la forma de detectar las diferencias de presión en el agua no son funcionales en el aire. Todos podemos experimentarlo metiendo la cabeza en el agua y escuchando. Gracias a un clásico truco evolutivo, cambiar la función de una estructura ya existente, un hueso de la mandíbula llamado hiomandibular se transformó en el hueso del oído que permite transmitir más eficazmente las vibraciones del tímpano al oído interno.


Así que la respuesta es: las ranas cantan porque pueden oír. Y pueden oír porque los primeros vertebrados mandibulados adaptaron un antiguo arco branquial en mandíbulas y los primeros vertebrados terrestres (Crosopterigios) un hueso de la mandíbula, el hiomandibular se transformó en el estribo que forma parte de un órgano que es sensible a las vibraciones del aire, el sonido. Posteriormente hubo más modificaciones en la estructura del oido y las mandíbulas llegando a los tres huesos de los mamíferos.


Cambios en los huesos de la mandíbula y
del oído de los primeros reptiles y mamíferos

Os dejo a vosotros la respuesta de los elefantes. Acabo diciendo que no logré dedicarme a la zoología como profesión, pero si que gracias a ella conocí a mi chica. Eran las mejores piernas de la clase de Zoomorfología y Zoofilogenia. Luego coincidí con esas piernas definitivamente en la salida de prácticas de una semana de Zoología de 5to.

Gracias Xavier. Un beso de Lili.

Olduvai

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Oldu,
Yo también quisiera mandar desde tu blog un besazo a Xavi Ruiz, un profesor que cuesta de olvidar porque él nos ayudó a desarrollar la capacidad de razonar y eso fue en el último año de carrera, cuánto tiempo desperdiciado memorizando interminables listas taxonómicas y otras cosas de dudosa utilidad, ufff!!! También recuerdo con especial cariño el último día de clase, de su clase de vertebrados y de la carrera, fue superemotiva, además de recitarme un dicho superdivertido que a mí me dejó cortadísima delante de mis 80 compañeros, le cantamos una canción de despedida y él intentó darnos unos consejillos para enfrentarnos al mundo real, a mí me encantó, bueno a todos, aunque la mayoría escondía su emoción bajo el comentario de "bajo rollo que nos ha soltado este tío", fue encantador, muchas gracias Xavi y también a ti Oldu por dejarme expresarme aquí, en tu espacio. Otro día te contaré algo anecdótico-festivo relacionado con Xavi.
Por cierto, me voy mañana Londres (reunión del Convenio, ya sabes lo importante que soy, jejeje...) y la semana que viene a Lowestoft, al CEFAS, tengo unas ganas tremendas de conocer ese sitio, de referencia en muchos aspectos científicos, supongo que habrás oido hablar de él. Ya te contaré.
Un besazo,

pil

Olduvai dijo...

Hey Pil, tía importante,

Gracias por pasarte por este homenajito a Xavier. ¿Como que otro día cuentas anécdotas festivas? Suéltalas, vamos!!

Yo recuerdo como me tomó el pelo la primera vez que baje con el al delta del Ebro. Delante de la paella (tradicional pago a los voluntarios de campo) me hizo chupar un opérculo (no confundir, eh?) de un Murex, diciéndome que es donde estaba todo el gusto de la paella.

O también la noche que me acerco a mi casa porque no se fiaba de mi estado alcohólico después de una fiesta de departamento (y con razón).

Un besazo de biodramina, que estas que no paras!!

Oldu

Anónimo dijo...

Tiene algo que ver con que carezcan de glándulas sudoríparas cuya función suele ser de regulación de la temperatura corporal y de ahí también la necesidad de sumergirse en barro para mantenerse fresco?no sé,ya dirás algo, de todos modos la zoología era mi asignatura preferida junto a bioquímica, aunque no pasé de segundo, te suena Jordi Bosch, era mi profe de zoología, recuerdo que tenía una ilusión tremenda por ver el funcionamiento del microscopio de barrido electrónico y me quedé con un pam de nas cuando sólo hallé la carcasa.Esta entrada para mí, de las mejores,cada uno tiene sus propias debilidades,salut!
Fuerte abrazo!
Gcc.

Olduvai dijo...

Hey Gcc,

No creo que Xavier diera por correcta esa explicación.

Tampoco la de Lluís, que en un correo privado me comenta que es por la costumbre nativa de arrancarle los pelos a los elefantes para hacer pulseras para turistas, jaja.

Si quieres una pista mira la entradas del mamut del parque de la Ciutadella. ¿por que los elefantes no tienen pelo y los mamuts sí?

Ahhhhh!!!

Un abrazo,

Oldu

Anónimo dijo...

otro día Oldu, otro día, que me da mucho corte, es que no me conoces? A ver lo de los pelos, son por el frío, no? parecido al tema de por qué un esquimal no puede ser un buen pianista... qué cosas tenemos los biólogos, pa echarnos de comer a parte, jejeje.
Un besazo londinense, no sé cómo sería la verdad, podríamos elucubrar sobre ello.
Por si acaso no encontramos el sentido te mando un besote,
pil

Olantzero dijo...

Bueno...

Yo creo, con todos mis respetos, que las ranas croan porque tienen sed de festivales rockeros! Y en cuanto al pelo de los elefantes... seguro que algo tiene que ver con la aparición de Razzmatazz y el lujazo de pegarse unos bailoteos bien guarecidos del frío!

Y perdón por el atrevimiento, pero es que etabais todos muy serios, jeje!

Oldu, para cuándo el próximo acontecimiento? ;P

Una gran entrada, por cierto. Me encantan los finales felices!!


Un croar alto alto, hasta la estratosfera (por lo menos).


Olantzero

Ishinay dijo...

¿Por qué un esquimal no puede ser un buen pianista? (además de por no tener uno para practicar, claro)

Duvaucey dijo...

Hey, Olduvai!!
No hay ni un mail para contactarte :p.

Leía esta página y me acordé de ti; pensé que te gustaría:

http://www2.udec.cl/~dfiguero/curso/cinematica/cinematica.html

¡Muy interesante lo de la caída de los cuerpos biológicos!


;) Saludos

Duvaucey dijo...

Mmm, oye, creo que no se ve bien el link, pero si copias todo el texto y lo pegas en otro lugar, ya sale correctamente el hipervínculo.

carme mata dijo...

Hola, soy la viuda de Xavier Ruiz, me llamo Carmen Mata. Buscando algo en Google encontré tu bloc. Yo ahora intento hacer uno en su memoria. Puedo utilizar tu articulo? Me gustaria añadirlo, junto con otros que estoy preparando. Todavia esta en construcción.
Muchas gracias por tus sentidas palabras y las de los colegas que han hecho también sus comentarios.

Mi correo es: carmatbur@gmail.com
Un abrazo,
Carmen
PD: la foto que has colgado se la hice yo en Berlin, fue un viaje feliz, igual que el de mi vida junto a el.